Cierre de bares que incumplan normas

IMG_3450-2

La presidencia municipal, mantiene su postura de continuar atendiendo la demanda generalizada de la sociedad civil, respecto a ordenar a los establecimientos con venta de bebidas alcohólicas.

Sobre el caso específico del restaurant-bar “Don Juan”, la presidencia municipal aclara, que la clausura se hizo en los términos de ley, en ningún momento se dejó ilegalmente a una persona dentro del establecimiento como se ha difundido en redes sociales y en algunos medios de comunicación, pues el edificio cuenta con un acceso alterno que no se clausuró, además que el día en que se colocaron los sellos, el personal de reglamentos y de seguridad pública, primero se cercioraron de que nadie estuviera en el interior.

La propietaria del establecimiento, Reina Guadalupe Hernández Pérez, al momento de la clausura no notificó que el supuesto guardia de seguridad se encontraba en el interior como han difundido en redes sociales.

Mario Alberto Hernández Munguía, el guardia que presuntamente se encontraba en el interior, es el mismo que firmó el amparo que promovieron para reabrir el negocio, del cual obran documentos, por lo que resultan absurdos sus argumentos.

Tras el amparo promovido, se procedió inmediatamente al retiro de los sellos de clausura, los cuales ya habían sido manipulados, sin embargo la dirección de reglamentos, acató la orden del juez de distrito.

Al respecto, el presidente municipal, Héctor Cruz Olguín, afirmó que existen negocios como este, que incumplen y violan la reglamentación, por ello estas acciones, las cuales se han puesto en marcha, pero que es natural que existen resistencias.

Aseguró, que no existe ningún propósito de persecución contra estos negocios o sus propietarios, solo se está respondiendo a una demanda generalizada de la sociedad, ahora se trabaja para homologar horarios, asimismo para que se cumpla con la reglamentación.

Es el caso de este restaurant-bar, que además de abusar de horarios, de tener un domicilio diferente al de su licencia, de estar rodeado de casas habitación, organizar eventos sin permiso, asimismo por la venta de bebidas embriagantes a menores de edad, y de una demanda de los propios vecinos del lugar, llevaron a su clausura en los términos de ley.

Asimismo, instó a la propietaria del establecimiento, a que proceda legalmente y que sean las autoridades competentes, quienes tomen la terminación de si hubo o no una negligencia por parte del gobierno municipal.

Actualmente, existen 38 bares vigentes operando en la ciudad, dos han sido clausurados y uno más que debe cerrar sus puertas el próximo 18 de junio.

Deja un comentario